Imagen de extracto natural de arcilla verde

Arcilla Verde

La Arcilla Verde, es una de las arcillas más conocidas por sus usos y virtudes. Esta arcilla, es un polvo de roca sedimentaria constituido por agregados de silicatos de aluminio hidratados, procedentes de la descomposición de rocas que contienen feldespato, como el granito. Presenta diversas coloraciones según las impurezas que contenga.

Composición

Por su composición, hace que sea la arcilla primaria por excelencia, por color, moldeabilidad y pureza de olor al humedecerse.

La Arcilla Verde es insoluble en agua, ácidos diluidos e hidróxidos alcalinos.

El uso de esta arcilla o arena como barro, lodo o fango para solucionar una diversidad de problemas de salud y belleza es conocido desde tiempos inmemoriales, ya la reina Cleopatra de Egipto usaba arcillas de diferentes procedencias para sus baños de belleza o de piel. La arcilla también se usaba por los médicos egipcios contra las inflamaciones y el reuma. En Grecia Hipócrates usaba para aliviar el dolor. En la antigüedad también fue usada por romanos y árabes.

Desde siempre, la arcilla verde ha servido para curar pequeñas heridas pero también para su uso en cuidados corporales. Y es que, la principal cualidad de la arcilla verde es la de purificar, por lo que es ideal para tratar las pieles más grasas y con tendencia al acné y los cueros cabelludos más sensibles. La mezcla de arcilla con agua (líquidos o extractos de plantas) da lugar a la formación de un barro o fango. La aplicación del barro o fango con propiedades terapéuticas también son conocidos como Fangoterapia o Geoterapia. El barro es una fuente formidable de energía y salud cuyas sales minerales son una necesidad vital de nuestro organismo; su uso frena la proliferación de microbios o bacterias patógenas (cuerpos parasitarios), a la vez que favorece la reconstitución celular sana.

Virtudes

La Arcilla verde posee numerosas propiedades que la convierten en un excelente remedio para todo. Gracias a su gran poder cicatrizante es un ingrediente muy eficaz para curar las heridas, y ya que absorbe las toxinas de la piel, evitando así la proliferación de los microbios, su uso está muy recomendado en pieles muy grasas, con puntos negros y brotes de acné. Además, suaviza la piel, refinando su textura, por lo que tiene un efecto detox y purificante.

Su uso a nivel capilar también es muy interesante para limpiar en profundidad los cabellos largos. En el cuero cabelludo suelen quedar a menudo residuos de los diferentes productos utilizados para el peinado, como lacas, ceras o espumas que añadidos al sudor que generamos, puede desencadenar en algún tipo de molestia capilar. Por ello, un champú o una mascarilla enriquecidos con arcilla verde son perfectos para terminar con todas esas impurezas a las que no se suele prestar mucha atención.

¿Quieres más información sobre nuestros productos?