Piel seca en Invierno

piel seca en invierno

«Los climas fríos suponen un mayor riesgo de sufrir dermatitis atópica»

¿Cuáles son las principales causas de la piel seca?

A diferencia de la piel sana, dónde la piel se conserva suficientemente hidratada y no es propensa a la irritación, la piel seca permite que el agua se escape fácilmente y hace que la piel sea más propensa a la irritación. Dicha piel se caracteriza por un aspecto apagado y tirando a rojizo, con una textura más escamosa, propensa a la descamación y a la inflamación.

La superficie de la piel está protegida de agresiones externas principalmente por agua y sebo, a lo que llamamos barrera.  Cuando hay un desequilibrio de agua y sebo de la capa superior de la epidermis, la función de barrera no puede llevarse a cabo de forma eficaz, y la piel empieza a manifestar diversos grados de molestias.

La piel seca a su vez tiene su causa tanto en factores externos como internos. La persona puede estar afectada por más de uno de estos factores y la gravedad de la piel seca aumentará con el número de factores concurrentes. Algunos de estos factores pueden ser:

  • Externos: Condiciones climáticas, luz ultravioleta, cuidado de la piel, determinados medicamentos, etc.
  • Internos: Genética, cambios hormonales, edad, etc.

La dermatitis atópica y la psoriasis también están vinculadas a la deshidratación. Estos dos problemas son de tipo genético y pueden presentar otros síntomas como inflamación e intensos picores.

¿Cómo podemos combatir la piel seca?

Principalmente usando productos con ingredientes activos que:

  • Hidraten (como la urea, ácido láctico, ácido hialurónico, etc)
  • Eviten que el agua se escape de la piel (asegurándose de obtener la suficiente hidratación).