Un nuevo concepto entra en juego: El Maskne

maskne

«El uso prolongado de las mascarillas puede provocar una alteración local del microbioma cutáneo y un caldo de cultivo perfecto»

A medida que el uso de mascarillas se convierte en una rutina, la piel puede desarrollar “maskne”, un término que se usa para describir el acné en el área donde se lleva la mascarilla. El uso prolongado de las mascarillas puede provocar una alteración local del microbioma cutáneo y un caldo de cultivo perfecto (mayor humedad, mayor temperatura y más bacterias).

Es por ello que nuestro departamento de I+D emplea la ceramida, junto con otros ingredientes naturales como el aloe vera, para ayudar a restaurar y fortalecer la barrera natural de la piel, reduciendo la cantidad de agua que se pierde, aumentando la hidratación general y dificultando así la entrada de bacterias.

Aplicando extractos naturales a la piel (como la camomila) antes de la mascarilla  proporciona una capa entre la piel y el tejido de la mascarilla facial para reducir el riesgo de irritación por fricción y mantener la piel cómoda en todo momento.